Willie Nile
10 de Mayo 2013 – 20 Horas Valey Teatro
Entradas: Venta en taquilla: 12 euros, Venta anticipada: 10 euros
Venta de entradas en la taquilla de Valey Centro Cultural el 10 de mayo de 17 horas hasta comienzo de función y en http://www.valeycentrocultural.org desde el 10 de Abril

Willie Nile nació en Buffalo, Nueva York, en 1949. En los 70 se trasladó a Nueva York tras doctorarse en Filosofía y en Literatura Inglesa “Era un poeta” recuerda. “Leía a Keats, Sheiley, Blake, Whitman y Rimbaud; entonces descubrí a Ginsberg, Corso y todos los poetas de la generación beat”.

Al final de los 70 el punk había explosionado y Willie cantaba sus canciones bohemias de rock en el CBGB y los clubs de folk del Greenwich. “Tenía muchos amigos en la escena folk y rock. Ví a Patti Smith y a Television en muchas ocasiones. Eran increíbles, y una gran inspiración”. Una noche en el Kenny’s Castaways el crítico del New York Times Robert Palmer descubrió el talento de Willie. Describió sus canciones de rock’n’roll como “la combinación de la inocencia y las letras de Buddy Holly con la intensidad de Gene Vincent, con baladas reminiscentes en ocasiones del primer Bob Dylan”. Le calificó como “un artista iconoclasta y de excepcional talento”.

“Tras esa crítica en el periódico todo fue una locura. Fueron días de gloria”. Willie fue marcado por la prensa con el adjetivo de “Nuevo Dylan”, y comparado con su contemporáneo Bruce Springsteen. Sus dos primeros discos, ‘Willie Nile’ y ‘Golden Down’, fueron alabados por la crítica, y a petición personal de la banda, Willie se fue de gira por todo el país como telonero de los Who para presentarlos. En 1981 los Rolling Stones plagian su tema “She’s So Cold” en su disco ‘Emotional Rescue’. Presionado por su propia compañía Willie decidió no demandar a la famosa banda, quien se atribuyó descaradamente la autoría de la canción.

En 1991 firma por Columbia y edita su tercer disco, que aunque nuevo recibió los mejores elogios, comercialmente fue un fracaso. En el 92 llega ‘Hard Times In America’ y se va de gira abriendo los conciertos de Ringo Starr and the All Starr-Band.

Pasa entonces varios años componiendo canciones hasta que tras este paréntesis publica en 1999 su mejor disco hasta la fecha, ‘Beautiful Wreck of the World’, que incluía la canción “One the Road to Calvary”, dedicada a su amigo Jeff Buckley, a la que la mismísima Lucinda Williams calificó como “una de las más… incluso la más maravillosa canción que he oído en mi vida”. El disco llegó a la lista de los 10 mejores álbumes de 1999 según los críticos de la prestigiosa revista Billboard, y pasa a ser uno de los discos favoritos de gente como Bono, Lou Reed, Graham Parker o Little Steven.

Tras una pausa de siete años en los cuales Willie se dedica a girar y componer nuevas canciones, en 2006 edita por fin un nuevo álbum: el extraordinario ‘Streets of New York’. Desde el inicio con “Welcome To My Head” nos invita a una fiesta por la que andan Frankenstein, el Dalai Lama y Jean Paul Sartre. El álbum avanza al galope y a golpe de euforia. Willie es ahora es el Ian Hunter de “It’s Just Another Night (On The Other Side)” encontrándose con la voz de Paul Westerberg, luego se mete en la piel de los Clash dándose un paseo por la costa de Nueva Jersey. Hace eso mientras nos canta historias de prosa directa y convicción y le mete al rock callejero mucha raíz y soul, con unos estribillos tremendos, de esos que se enganchan a las sienes y a los pies, listos para cantarse en plan catarsis colectiva en una taberna irlandesa. El gran Willie ha vuelto.

Tras el extraordinario directo ‘Live from the Streets of New York’, acompañado de grandes músicos, en 2009 edita el no menos memorable ‘House Of A Thousand Guitars’, y en 2011, ‘The innocent ones’, nuevamente plagado de canciones increíbles.

La gira que le trae a España en este 2013, es la más extensa y emocionante de cuantas ha realizado en nuestro país. Ahora, el público de Willie Nile ha crecido; sus incondicionales desde hace años han corrido la voz….y sus canciones son todo un descubrimiento para centenares de seguidores del rock americano.

“Se acostumbró a que hablasen de él en pasado o, directamente, no hablasen. Entre las cuatro paredes de la oficina donde trabajó durante más de una década no dejó de oír que era “el tío que una vez fue músico”. Peor ha sido cuando en los últimos años se ha subido a un escenario, invitado por su amigo Bruce Springsteen. Muchos pensaban que aquel hombrecillo, que no paraba de botar mientras tocaba la guitarra, debía de ser alguien del equipo de sonido. Willie Nile sabe lo que es la intrascendencia y, sin embargo, nunca ha dejado de sentirse el hombre más afortunado del mundo. “No puede ser de otra forma”, afirma. “No hay dinero que consiga que Springsteen te invite a subir al escenario o te acompañe en uno de tus conciertos. Tampoco que Bono de U2 diga tu nombre frente a 20.000 personas o The Who o Ringo Star te lleven de gira”. (Fernando Navarro en El País)