Festival de Jazz, Gospel y Blues
Groovie Doobie Groove
25 de Julio 22,15 2012 – Valey Teatro
Entradas: 4 euros
Venta de entradas en la taquilla del Valey Centro Cultural el 25 de Julio de 19 horas hasta comienzo de función y en http://www.valeycentrocultural.org desde el 3 de Julio

Patrocina:

logo cajastur

Panci Calvo (batería), Alfonso Vega (bajo) y Chus Neira (órgano Hammond y sintetizadores analógicos) componen el núcleo duro de Groovie Doobie Groove, una de las formaciones más veteranas en la escena soul y funk del norte del Estado. Nacidos a finales de los noventa tras un largo rodaje en bandas de blues y rhythm’n’blues, Groovie Doobie Groove reúne en su formación a tres músicos de larguísimo recorrido que han curtido su currículum con colaboraciones en el jazz (Latin Va, Sopa de Ganso Dixie Band, Alfonso Vega latin quartet, Mery ‘s swing project…), el rock (Amon Ra, McCoyson, Los Bruscos, Babylon Chat…) o el blues (Chicago Train Blues, Big Man, Estación Blues, Pantano…). 
Más de una década juntos sobre los escenarios, Groovie Doobie Groove se comportan en trío como una maquinaria de funk infecto, groove psyquedélico, jazz progresivo y garage de autor. Un espectáculo instrumental con gritos que rinde tributo a James Brown, Jimmy Smith, Jack McDuff, Jimmy McGriff, Brian Auger, James Taylor Quartet, John Lord o Keith Emerson. Verdadero grupo de culto, en la actualidad espacian y miman con tiempo y cariño sus actuaciones, convirtiéndolas en acontecimientos únicos y maravillosos. De su largo peregrinar por escenarios de aquí y allá merece la pena citar su grabación de los directos de Radio 3 y su presencia en los festivales de Música en Poniente, Fin de Semana Groove en Liérganes, Sofa Weekend en la Sala Juglar de Lavapiés, Black Roots en la sala bilbaína Bullit.
En función del concierto, el trío se convierte en quinteto. En esta versión suman en sus conciertos a los “Groovie Horns” (Tino Cuesta al saxo y David López a la trompeta).

De ellos se ha escrito:

[…] una genial ración de acid jazz completamente instrumental dominada por las teclas enérgicas, febriles y líderes.

[…] correctos ejercicios de jazz setentero, acertadas recreaciones de los torbellinos del primer, incisivo y enloquecido James Taylor Quartet, homenajes a James Brown sugeridos en números de funk, cotas máximas que certificaban su devoción por el clásico, celero y lujoso estilo del Hammond de Jimmy Smith, tributos a Stanley Kubrick facturado con un sintetizador neolítico, algún toque de garaje, un único exceso progresivo propio de Rick Wakeman, y toneladas de idiosincrasia del jazz más lúdico, bailón y movedor.

Óscar Cubillo / El Correo.

«Groovie…» viaja con finura, sutileza y mucha elegancia por los mundos del funky: desde las visiones de la antigua fusión hasta las nomenclaturas más contemporáneas (acid jazz). Es también un homenaje al sonido peliculero y, por su puesto, toda una gloria de la música instrumental.

Javier Blanco / La Nueva España